Comerciales, esas personas extrañas en su propia empresa.

Cuenta la leyenda que en las empresas, aparece ocasionalmente una persona que interacciona con diversos departamentos con resultados divers...

lunes, 26 de septiembre de 2016

El efecto Linkedin.


En días pasados a circulado una imagen en la red social Linkedin a modo de broma donde se hace humor con los títulos que nos ponemos en los perfiles de Linkedin.

Imagino que en parte obedece a los neologismos que usamos en el contexto de la redes sociales y las nuevas tecnologías, para expresar lo que en ocasiones es complejo y no por cuestión de imagen o por las apariencias.

Cierto es que últimamente y en las empresas mucho mas, tendemos a un exacerbado uso del “sajonismo” y “abreviaturismo”, podemos encontrar a asesores fiscales que en vez de llevar los papeles de la ferretería de su cliente a la sede de hacienda de su comunidad, resulta que va a la tax’s office a dar OK a un doc para su cliente “family bussiness hardware store”.

No seré yo un carpetovetónico que rehuya de neologismos o palabras precisas importadas, pero estaremos todos de acuerdo, que la cosa se nos está yendo de las manos. Recientemente, un amigo profesional de las webs en Valencia  decía en un grupo de Facebook
“Instagramers, youtubers, influecers, community manager... de verdad, lo siento pero este vocabulario cada día me parece más chorra, al igual que CEO, Sales Manager..., si no lo digo reviento y eso que yo a veces también los uso.”
A lo que yo, con mi humor incomparable le respondí
“Pero… si tu eres CEO de un business de SEO y community manager así como de marketing strategy para increasing visibility”.
Vamos a centrar el tema, que nosotros somos vendedores y comerciales, personalmente tengo puesto técnico de ventas, pero vamos a dar un repaso, de algunas formas de decir “vendedor” o “comercial”, he encontrado las siguentes de entre mi grupo de contactos: “experto en gestión de asuntos comerciales”, “activador de equipos de ventas”, “colaborador en la búsqueda de tu seguro”, “development business” y el que me ha gustado mas “insurance buyer” con un eslogan fantástico “si necesita un seguro, yo compro los mejores, ¿le compro el suyo?”.

Esta plaga zombi de los títulos profesionales, puede ser debida por una parte al postureo antes indicado que se genera en las redes sociales y por otra a la mala visión que tiene nuestra profesión en los mercados en general.

Es evidente que existen mil tipos de comerciales y esto provoca que ponerse el titulo simple de vendedor o comercial en un perfil profesional queda poco preciso, pero dar el salto de ser vendedor de seguros a “colaborador en la búsqueda de seguros” es evidente que es un maquillaje excesivo. Lo cierto que esta moda de títulos rimbombantes y definiciones estrafalarias ha llegado y parece que ha llegado para quedarse durante un largo tiempo.

El ser humano lleva en su interior un anhelo de ser único, especial e independiente, pero también el ser humano es gregario y sigue las modas, en términos precisos un psicólogo lo llamaría conformidad, es decir, tenemos tendencia a ajustarnos al grupo. La globalización y las redes sociales han hecho que suframos una influencia formativa e informativa que nos obliga a aceptar términos sajones y descripciones ambiguas como titulo a nuestra profesión, en consecuencia tomamos prestada la información de otras personas y la adaptamos como propias. Me pregunto cuando China sea el motor económico mundial si en vez de vendedores nos pondremos algo como Pepe Villaquemado, 卖家和商业

Yo revindico mi profesión: Soy un comercial y vendo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario