Comerciales, esas personas extrañas en su propia empresa.

Cuenta la leyenda que en las empresas, aparece ocasionalmente una persona que interacciona con diversos departamentos con resultados divers...

martes, 17 de diciembre de 2013

Importaciones paralelas o ponerle puertas al campo.


La situación de mercado ha hecho crecer, pese a que no es un fenómeno nuevo, las importaciones paralelas. Entendemos como importación paralela la importación de productos originales al margen de los canales de distribución de su titular y en competencia directa con éste.

El fenómeno tiene dos vertientes principales, la re-importación y la importación de canal de distribución.

Veamos el fenómeno de la re-importación, un fabricante  realiza ventas a un país, principalmente africano o de Europa del este, y esta se realiza con una política de precios reducidos para introducir el producto, por que dicho país tiene una moneda débil o simplemente por que por razones humanitarias o medicas dicho producto esta subvencionado. Un tercero no autorizado, compra el producto a precios reducidos en el país destino y lo re-importa al país del fabricante del producto, poniéndolo en el mercado incluso mas barato que el propio fabricante. Aunque parezca increíble, ocurre, la prueba más directa y más popular son las latas de refrescos famosos con textos en rumano, búlgaro o árabe que podemos encontrar, no solo en bares, si no es supermercados.

La re-importación llega a ser sangrante en los casos de productos que la Unión Europea subvenciona para la ayuda a países en desarrollo, en estos casos el producto, normalmente informática, telefonía o medicamentos, esta a bajo precio por que tiene ayudas, pero vuelve a Europa para beneficio de los “piratas” y perdida de beneficios para el fabricante legal.

La importación del canal de distribución, es parecida, las empresas tienen diversas políticas de precios en diversos países, el mismo producto al mismo precio no es vendible en todos los países, debido principalmente a las diferencias de nivel de vida, en este caso, son los clientes que optan por comprar distribuidores de países terceros, antes que en el canal “oficial”. En este caso el fabricante no tiene mermas, pero si su red de distribución.

Lo cierto, es que el precio al consumidor de las importaciones paralelas, es idéntico al canal oficial, por lo que esto se traduce en perdida de empleos en nuestro país, no beneficia nada al mercado ni a los consumidores y solo beneficia a los piratas.

Sin embargo, poco se puede hacer, salvo concienciación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario