Comerciales, esas personas extrañas en su propia empresa.

Cuenta la leyenda que en las empresas, aparece ocasionalmente una persona que interacciona con diversos departamentos con resultados divers...

viernes, 16 de marzo de 2012

Estafas en las ofertas de ¿empleo?


Esta mañana, tomaba café en una terraza con un cliente, en la mesa de al lado he podido contemplar una escena que quizás a muchos de nosotros no nos viene de nuevas. Un caballero llamemosle de mediana edad, vestido correctamente pero a mi juicio un poco “de dar imagen”, rodeado de cinco jóvenes les estaba explicando “el trabajo”.

El caballero, por llamarle algo, explicaba que era un “partner autorizado” de un distribuidor oficial de cierta marca de telefonía, en román paladino, esto significa en el mejor de los casos que es un autónomo que vende a comisión productos de un distribuidor, de las decenas que hay, de esta marca de telefonía y que probablemente sea una tienda franquiciada.

En su calidad de “partner autorizado”, les estaba explicando a la chavalería que podían ganar mucho dinero vendiendo portabilidades, terminales y contratos de lineas, les deslumbraba con su labia, su traje de outlet del corte ingles y sus gemelos pasados de moda pero que brillaban con el fulgor del sol sobre su camisa negra.

Los chavales le pedían instrucciones de como vender y el “partner autorizado”, le explicaba que tenían que foguearse entre lo mas cercano, amistades, familia, visitando el propio barrio, de este modo -decía- cogerían practica para ventas mas importantes, cuando tuvieran una venta, rellenaban el formulario quedaban con el y este les pagaría “su comisión” a posteriori. La conversación acabo con una frase: Animo y a vender. Los chicos salieron del bar dispuestos a comerse el mundo y yo tuve que reprimir mi rabia y mi deseo de justicia, para no levantarme y decirles que les estaban estafando.

Posiblemente, de esa mesa, se haya perdido para siempre un buen vendedor, en cuanto se de cuenta de la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario