Comerciales, esas personas extrañas en su propia empresa.

Cuenta la leyenda que en las empresas, aparece ocasionalmente una persona que interacciona con diversos departamentos con resultados divers...

miércoles, 16 de noviembre de 2011

¿Quien dijo que salir a vender estaba obsoleto?


Un taller de coches se ha cansado de esperar a los clientes y ha decidido salir a buscarlos. Después de ver cómo el taller se vaciaba poco a poco de coches por culpa de la crisis, decidieron trabajar de forma diferente.

«Un día nos reunimos y dijimos: ¿qué hacemos?¿Tiramos a dos trabajadores o conseguimos más clientes?»

La opción fue, ejercer una función comercial. Salen a la calle, buscan coches con averiás de plancha y pintura, lo fotografían y mediante mail, mandan las fotografiás a un departamento que hace el presupuesto, lo imprimen y el mismo mecánico, deja en el parabrisas el presupuesto de reparación.

El cliente se sorprende doblemente, se encuentra un presupuesto y esta, según el taller con la genial idea, esta calculado para que sea mas económico que llevarlo al “taller habitual”

“Me centro en cosas pequeñas, golpes, abolladuras y también en los neumáticos. Los presupuestos nunca superan los 400 euros”, aclara uno de los encargados de esta tarea.

El día lo cierra con cerca de 50 estimaciones, que deben ser multiplicadas por dos, ya que son dos los encargados de esta tarea, es decir, cien posibles nuevos clientes cada día. “Además están las llamadas de los clientes que nos piden un presupuesto expresamente. Con ellos quedamos, y le echamos un vistazo al coche”.

Un filón que, imagina, pronto copiarán otros talleres mecánicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario