Comerciales, esas personas extrañas en su propia empresa.

Cuenta la leyenda que en las empresas, aparece ocasionalmente una persona que interacciona con diversos departamentos con resultados divers...

miércoles, 19 de octubre de 2011

Ley de morosidad, pagos y cobros entre empresas.


La ley de morosidad ha provocado algunos cambios en las formas de pago entre empresas. Es de lamentar que la administración incumpla su propia ley, pero este post se refiere a las relaciones de pago entre empresas.

Reconozcamos en primera instancia que existe mas dinero virtual que real, es una cuestión bancaria la suma de depósitos y obligaciones en la banca es mayor que el dinero impreso en los bancos nacionales, por lo que “regresar al contado” es imposible. También es inoperativo, las mercancías tienen que fluir, se tienen que facturar, albaranar, remitir, verificar, comprobar y después: pagar.

Por ello los negocios entre empresas se cobran en dinero virtual, cheques, giros, tarjetas e incluso recientemente paypal u otras monedas virtuales.

Hasta la ley de morosidad, en toda negociación surgía el tema del plazo de pago, dependiendo del mercado los aplazamientos a 30,60,90,120,150,180,210 días eran habituales, como también se hicieron habituales las facturas diferidas, las fechas de pago absurdas o una combinación de todas ellas. Personalmente lo mas brutal que he visto ha sido facturar 210 días después del albarán con fecha factura día 1 a 210 días vista y fecha de pago “el 30 de cada mes”, por lo que en la practica era un aplazamiento de pago de 15 meses.

Sin embargo la ley de morosidad es radical: el pago máximo es a 85 dias de la fecha de la factura y esta se debe emitir en el mismo mes que la prestación del servicio o entrega del producto.

En las primeras etapas de la ley hubo cierto descontrol en cuanto que muchos clientes y proveedores desconocían estos términos legales y hubo que hacer una tarea de pedagogía para informar a nuestros clientes, incluso los que aplicamos la ley desde el primer día, perdimos ventas por que nuestra competencia no la aplicaba y en consecuencia su oferta era mas atractiva.

Sin embargo, ¿por que 85 días fecha factura?, supongo que por limitar no mas allá del muy tradicional pago a 90 días que se camuflaba con facturaciones unicas y fechas de pago. Pero.. ¿por que no un recorte mas radical?

España es un país con aplazamientos de pago endémicos, tenemos una cultura de pago aplazado que hace que nuestras transacciones se abonen como media a 98 días de la prestación del servicio o entrega de materiales. Hago notar que la media de aplazamientos en si misma ya supera el limite legal de la ley de morosidad. Es como decir que no se puede circular a mas de 120K/h y la media fuera de 130K/h ¡surrealista!

En nuestro entorno europeo la media de pago es de 57 días, una empresa importadora y comercializadora soporta un déficit de caja de 45 días del total de su facturación.

En el parlamento europeo quieren arreglar esto, Barbara Weiler en la delegación del Parlamento Europeo quiere imponer un directiva para que en ningún caso los plazos de pago sean superiores a los 60 días.

Yo estoy de acuerdo. Entiendo el aplazamiento por razones administrativas, pero mas allá de 60 días es un abuso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario