Comerciales, esas personas extrañas en su propia empresa.

Cuenta la leyenda que en las empresas, aparece ocasionalmente una persona que interacciona con diversos departamentos con resultados divers...

viernes, 27 de febrero de 2009

Expresarnos con un lenguaje llano.


La conexión troncal tipo MPLS, permitirá definir una VPN,s entre todos los puestos de trabajo, con independencia de las sedes, dado que están conectadas a I-Net por su ADSL estándar.”

Posiblemente quien ha enviado el correo electrónico sepa exactamente que es lo que quiere decir, pero nuestra colaboradora, ha imaginado que una conexión de todos los ordenadores de su empresa, que es lo que necesita, es algo tan complejo como cuando James Kirk le pedía a Scotty mas potencia de hiperespacio.

Este error de los comerciales, es uno de los mas habituales que podemos cometer, es el llamado “mal del copiloto”, cuando el copiloto conoce el camino sobreentiende que el piloto también.. y se pierden.

Es necesario adecuar nuestro lenguaje oral y escrito, a cada interlocutor.


En todo proceso de comunicación existen los siguientes elementos:

  • Emisor. Persona que transmite algo a los demás.

  • Mensaje. Información que el emisor envía al receptor.

  • Canal. Elemento físico que establece la conexión entre el emisor y el receptor.

  • Destinatario. Persona que recibe el mensaje a través del canal y lo interpreta.

  • Código. Es un conjunto de signos sistematizado junto con unas reglas que permiten utilizarlos. El código permite al emisor elaborar el mensaje y al receptor interpretarlo. El emisor y el receptor deben utilizar el mismo código. La lengua es uno de los códigos más utilizados para establecer la comunicación entre los seres humanos.

  • Contexto. Relación que se establece entre las palabras de un mensaje y que nos aclaran y facilitan la comprensión de lo que se quiere expresar.

  • Situación. A veces hay situaciones extralingüísticas que nos ayudan a interpretar el mensaje.

Tenemos que garantizarnos que lo que entiende nuestro cliente, es lo que nosotros queremos transmitir, conseguir una retroalimentación del mensaje que nos confirme que ha sido entendida, correctamente interpretada y en consecuencia, aceptada positivamente.

Por ello, tenemos que seguir dos políticas fundamentales: Fidelidad del mensaje y ausencia de ruido.